Si deseas llevar a tus hijos a un sitio verdaderamente divertido en Huatulco, te recomendamos visitar La Ventanilla y Mazunte. Y es que, aun cuando todos los lugares de este destino turístico oaxaqueño son interesantes, los lugares que les hemos mencionado ofrecen atractivos que pueden resultar de especial interés para los pequeños viajeros. Por ejemplo, en el caso de La Ventanilla, cual si se tratara de un gran zoológico a puertas abiertas, chicos y grandes pueden observar numerosas especies de la región. Por lo que se refiere a Mazunte, allí se pueden conocer importantes datos sobre la vida de las tortugas marinas.

La Ventanilla es una larga playa que da a mar abierto. Se ha hecho famosa entre los visitantes a Huatulco, por dos razones principales: las tareas de conservación del lugar realizadas por sus moradores y una curiosa formación pétrea que evoca a una ventana que estuviera abierta al mar.

Cuando se visite La Ventanilla, se tendrá la oportunidad de mostrarles a los pequeños, en los alrededores de una laguna costera, abundante en mangles blancos y rojos, una gran variedad de aves, como cormoranes, patos aguja y garzas blancas. Además, en medio de esa laguna, hay una isla llena de palmeras con un interesante criadero de cocodrilos acutus. En este mismo sitio se nos invitará a descansar en una palapa muy agradable en la cual se preparan quesadillas y otros antojitos. Delicioso resulta acompañar estos bocadillos con refrescante agua de coco recién cortado.

En cuanto a Mazunte, se trata de un relevante centro de protección de la tortuga marina. Justo en esta comunidad se localiza el Centro Mexicano de la Tortuga, el cual tiene un gran atractivo para los niños y los jóvenes en Huatulco, por lo mucho que pueden aprender allí, acerca de esta especie en peligro de extinción. El Centro Mexicano de la Tortuga sirve como acuario, museo, criadero y centro de investigación de este esta especie animal. Los niños tienen la oportunidad de participar en las dinámicas de liberación de tortugas marinas que organiza este centro.

Pero la diversión infantil no se agota en Huatulco solo con estas dos alternativas. También te recomendamos:

• Disfrutar la mañana practicando la natación y el esnórquel en Playa La Entrega, una de las más tranquilas y bellas de todo Huatulco.

• Aventurarse en el divertido tour de la selva en Huatulco, a bordo de trepidantes vehículos 4X4

• Conocer diferentes plantíos de café y la manera en la que se cosecha y procesa este producto comercial tan gustado.

• Gozar de inolvidables aventuras- por ejemplo, a través del ciclismo- que se llevan a cabo en torno al Río Copalita.

• Pasear en catamarán siete de las nueve bahías de Huatulco y colmarte de su ambiente de naturaleza pura y fresca brisa marina.

• Y para descansar de tantas actividades lúdicas, los niños y los adultos pueden disfrutar ricas nieves en el encantador pueblo de La Crucecita.